Emprender para frenar la crisis climática ya es tendencia

11 diciembre, 2019

El mundo del emprendimiento está despertando ante la emergencia climática y, sobre todo, destaca la preocupación de las personas jóvenes que quieren actuar ante ello aportando soluciones mediante proyectos emprendedores. “Actualmente vemos muchas iniciativas nuevas y también reconversiones orientadas a generar valor ambiental y social. Es evidente que parte de la economía parece que se desplaza hacia ese tablero y debemos alegrarnos por esto”, explica Ana Alarcón, responsable de emprendimiento en Acción contra el Hambre. Los programas de emprendimiento, que se están ejecutando en toda España, animan a que los potenciales emprendedores incluyan a la economía circular en las ideas de negocio porque, “crece el número de consumidores que antes de comprar tienen en cuenta los aspectos éticos y medioambientales del producto o servicio”.

UN SANEAMIENTO ECOLÓGICO COMO VÍA DE NEGOCIO

La extremeña Libertad Gómez creó Nantic, un proyecto innovador que nace de la necesidad de ofrecer una alternativa ecológica a los sistemas convencionales de saneamiento (wc químicos), que no satisfacen ni las necesidades ni las expectativas de los usuarios, derrochan recursos y generan contaminación. Su proyecto emprendedor son baños ecológicos que no necesitan agua, solo arena y son portátiles.

El negocio de Consolación Sánchez, Circugas, consiste en la instalación de un dispositivo que transforma los residuos de las fosas sépticas de las viviendas en un fertilizante y energía útil para cocinar o calentar agua, favoreciendo un ahorro de casi 430 euros en la factura de la luz.

Otros extremeños, en este caso José Miguel Guerrero Castilla y José Miguel Guerrero Serrano, -(padre e hijo), fueron los ganadores en septiembre de Emprende24h, un evento con el que Acción contra el hambre premia las ideas de negocio más innovadoras. Lo hicieron con EcoFlushing, un sistema que facilita que el gasto de agua se rebaje hasta el 90% por el uso de un dispositivo innovador cuyo impacto tanto económico como ecológico les ha llevado a ser un referente en cuanto al ahorro de agua en sanitarios.

NO MÁS PLÁSTICO

Juliana Maruri es una migrante colombiana que ayuda a otras migrantes y genera un impacto positivo en el medio ambiente a través de su negocio Bagloop, una firma de bolsas ecológicas de tela que reducen el consumo de plásticos y buscan cambiar hábitos y generar una nueva conciencia del uso y la reutilización de los objetos. Al mismo tiempo Juliana apostó por la inclusión sociolaboral en su negocio: todas las trabajadoras de Bagloop son mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad.

Una idea parecida tuvieron las mexicanas Jania María Lara y Esther de Sandoval que pusieron en marcha BioEcoMaat, bolsas reutilizables para la compra de verduras y frutas. Ellas señalan que pertenecen a la generación del plástico y “gracias a estas nuevas generaciones de jóvenes, que nos están reeducando, hemos empezado a tomar conciencia de la crisis climática”. Jania María Lara detalla que era una obligación crear un negocio que luchara contra este emergencia.

Estos negocios eco son solo un ejemplo de los proyectos que Acción contra el Hambre ha apoyado desde el 2014. “En los últimos años, hemos abierto una nueva línea de trabajo, que es la de impulsar la economía circular, porque entendemos que cualquier negocio debe ser responsable, cuidadoso, sostenible y respetuoso con el medioambiente”, concluye Alarcón.

Entry Filed under: Empresas. .



Leave a comment

Required

Required, hidden


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 15 ?
 

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Archivos

Entradas recientes

Etiquetas