¿Cómo han llegado los caballos participantes en el Longines Global Champions al Club de Campo de Madrid?

Los próximos 17, 18 y 19 de mayo el Club de Campo Villa de Madrid celebra la 109 edición del tradicional Concurso de Saltos internacional Longines Global Champions Tour, que reunirá a lo mejor de la hípica mundial.

Por ello, los caballos que tomarán parte en el evento han tenido que viajar desde América, Asia y Europa en un largo trayecto por tierra y aire antes de instalarse en las instalaciones deportivas madrileñas. Pero, ¿cómo es el traslado de un caballo de competición?

Los caballos de competición son atletas, deportistas de alto rendimiento, perfectamente habituados a viajar por todo el mundo. Sin embargo, el nivel de adrenalina acumulado durante la competición y el estrés de los viajes convierten el momento del viaje en crucial para ocuparse de la comodidad, relax y bienestar del animal.  

Muchos de los caballos que vamos a poder disfrutar este fin de semana en el LGCT Madrid llegan desde fuera de Europa y lo hacen  en avión. Concretamente vuelan hasta Lieja (Bélgica) en aviones de carga especial de la compañía Qatar Airways o Emirates Equine, siempre acompañados de cuidadores y veterinarios altamente cualificados que garantizan unas condiciones de seguridad y cuidados inmejorables.

Parecido a la primera clase de un avión comercial, estos aviones se distribuyen en palés simulando establos en los que viajan dos caballos por cada uno de ellos con un espacio habilitado de 112 cm de ancho por caballo. Además, la temperatura está regulada para que mantenga un ambiente constante y agradable en todo momento. Lo más importante es velar siempre por el bienestar y la comodidad de nuestros atletas.

La salud es lo importante

Para poder embarcar los caballos en el avión es obligatorio que todos tengan su pasaporte en regla, con el microchip y todas las vacunas al día. Incluso la compañía aérea exige presentar un certificado veterinario de sanidad que garantice que el caballo se encuentra, en ese mismo momento, en un perfecto estado de salud. Ningún caballo con problema de salud podrá subir al avión.

Una vez el avión aterriza en Lieja el viaje a Madrid continúa en camión perfectamente habilitado para entre 6 y 8 caballos, con espacio individual, amplio y cómodo, preparado con ventanas para una correcta ventilación. Además, una cámara controla en todo momento como se encuentran los animales.

Dos días de viaje en carretera antes de que los caballos se instalen en su nuevo hogar donde tendrán dispondrán de un par de días para descansar y recuperarse antes de la competición. Pero les espera un último paso, el control veterinario exigido por la organización quienes entregarán a cada caballo su dorsal identificativo que dará el pase definitivo para participar en el evento

El domingo, al finalizar el concurso, los caballos volverán de nuevo a la carretera, esta vez camino a Hamburgo, siguiente cita en el calendario del Longines Global Champions Tour.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Dejar un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 11 2 ?