Celia Rodríguez: “El acoso escolar es una realidad donde impera la ley del silencio”

RUBIO quiere recordar en el Día Internacional contra el Acoso Escolar que entre un 5 y un 10 % de los alumnos en España de 10 a 15 años sufre acoso escolar grave, una situación que se debería afrontar con un sistema educativo que promueva la igualdad y tolerancia en las aulas, según apuntan los especialistas. Estos datos, obtenidos del último informe realizado por la ONU en el año 2015, sitúan a nuestro país como el cuarto en Europa con una mayor incidencia en el acoso escolar, un ranking encabezado por Reino Unido, Rusia e Irlanda.

Se trata de una forma de maltrato, ya sea verbal, físico, psicológico y/o social, mantenido en el tiempo y que es ejercido por niños o adolescentes sobre otros con la intención de intimidar. A través de diferentes hechos como golpes, insultos, amenazas o aislamiento social, la víctima se enfrenta cada día a una realidad cruel de la que no sabe escapar, llegando incluso a avergonzarse y ocultar el acoso.

Esta forma de persecución en las aulas empieza poco a poco, con pequeños sucesos como bromas pesadas, comentarios de mal gusto o una burla aparentemente inocente. Pero estos actos se van extendiendo e incrementando en intensidad y frecuencia, hasta convertirse en una situación de maltrato y hostigamiento hacia las víctimas. “Es fundamental comprender esto y actuar frente al acoso escolar detectando sus primeras manifestaciones”, según afirma Celia Rodríguez, psicóloga, pedagoga y asesora de RUBIO.

Claves contra el acoso escolar

“Este tipo de acoso, también denominado bullying, es una realidad en la que impera la ley del silencio. Tanto los acosadores, como las víctimas y los testigos ocultarán los actos de acoso”, afirma Rodríguez. Es por ello que puede parecer complicado detectarlo, sin embargo, no se trata de delimitar e identificar los hechos específicos y los protagonistas directos, sino de luchar contra la violencia y el maltrato.

Para abordar esta problemática, que en sus casos más extremos pueden llevar a la víctima al suicidio, RUBIO propone cuatro claves para detectar y prevenir el acoso escolar:

  1. Prestar atención a todo acto, por pequeño que sea, que suponga una falta de respeto hacia cualquier alumno o alumna. Estos sucesos deben reprobarse y no dejarlos pasar, pueden suponer el inicio del acoso. Las bromas de mal gusto o bromas tienen que condenarse, de no ser así se transmite a los alumnos que las faltas de respeto son aceptadas.
  2. Cualquier cambio puede ser una señal de alarma: faltas frecuentes a clase, descenso de las calificaciones, pérdida o deterioro  de material escolar, aislamiento, etc. Estas situaciones deben ser especialmente vigiladas.
  3. Cuando existan sospechas, se debe observar y actuar con mucha prudencia hacia la víctima. Si se le pregunta directamente, puede negar la situación y cerrarse en banda.
  4. Fomentar una educación basada en la igualdad, el respeto a las diferencias y la no violencia, desde las familias, escuelas y sociedad.  Y condenar los actos que vulneren la integridad de las personas para enseñar a los niños a no tolerar el acoso.

RUBIO nace hace 60 años de la mano de Ramón Rubio y es la editora de los afamados cuadernos didácticos basados en potenciar la plasticidad del cerebro, a través del desarrollo de las competencias básicas, como la escritura y el cálculo. Desde su fundación, RUBIO ha vendido más de 300 millones de ejemplares de cuadernos, que han acompañado a seis generaciones de españoles. La firma vuelca gran parte de sus esfuerzos en la Fundación Cuadernos RUBIO, una entidad sin ánimo de lucro de carácter educativo, cultural y solidario.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Dejar un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 12 9 ?