Vuelta al cole: 3 de cada 4 niños de 12 años tiene teléfono móvil

Tras unas merecidas vacaciones de verano, toca volver a la rutina, los horarios, y la emoción por comenzar el nuevo curso escolar para los más jóvenes, quienes notarán la ausencia de sus teléfonos móviles durante el horario escolar: Galicia, Aragón o Zaragoza ya los han prohibido dentro de las aulas.

Por esta razón, desde Adglow, una de las empresas más importantes de tecnología y servicios publicitarios para redes sociales, han querido analizar el uso que le dan los jóvenes españoles a los móviles, así como los beneficios que pueden tener estos dispositivos en el ámbito educativo.

España es, de hecho, líder mundial por penetración de smartphones, con un 88% de usuarios únicos, 22 puntos por encima de la media mundial, según datos de la CNMC. Así, un 56% de la población utiliza de forma activa el móvil al menos tres horas al día, siendo la media de uso 4,24 horas diarias.

La media de uso del teléfono móvil es de 4,24 horas diarias. Sin embargo, existen grandes diferencias generacionales: mientras que los adultos entre 55 y 65 años lo utilizan 3,01 horas diarias, un 30 % menos que la media nacional, los jóvenes pasan más del doble de horas utilizando el móvil: 6,8 horas diarias.

La edad a la que nuestros jóvenes comienzan a tener móvil propio se adelanta año tras año. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la disposición de un teléfono inteligente se incrementa significativamente a partir de los 10 años. Así, tres de cada cuatro niños de 12 años tienen teléfono móvil, y la mitad de los niños con 11 años también lo tiene. A partir de los 13 años (86%) la tendencia se eleva hasta alcanzar el 93,9% en la población de 15 años.

La penetración del móvil entre la población infantil de nuestro país (de 10 a 15 años) ha crecido casi tres puntos en el último año y ha pasado del 67% de media en 2015 al 69,8% en 2016.

Pero si este panorama es impactante, en Estados Unidos la realidad nos pone en preaviso de a dónde vamos nosotros: los niños obtienen su propio teléfono inteligente a los 10,3 años, según muestra un estudio de la firma norteamericana Influence Central. En este país, la mayoría de ellos obtiene su primer smartphone entre los 11 años (42,2%) y los 12 años (69,5%), pero un 29,7 % ya lo tienen con 10 años.

Aunque, según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la edad de inicio en las nuevas tecnologías es mucho más temprana, ya que los pequeños de dos y tres años usan habitualmente los dispositivos de sus padres para jugar, ver series infantiles o incluso vídeos de YouTube.

El móvil ya no es para llamar

Los españoles más jóvenes han dejado de lado los ordenadores y portátiles para utilizar de manera generalizada los terminales móviles como principal dispositivo para acceder a Internet. Según el estudio Menores de Edad y Conectividad Móvil en España: Tablets y Smartphones apenas un 29% de los menores de 11 a 14 años realiza llamadas regularmente, mientras que el 78,5% utiliza mensajería instantánea, 72% accede a redes sociales, 52,5% usa videojuegos, casi un 80% escucha música, un 60% navega y busca información y un 92,5% se descarga aplicaciones (apps), y todo desde su móvil.

Según Smartme Family, aplicación familiar gratuita que apoya a los padres en la educación digital de los más pequeños, destaca que hasta el 73% de los menores han utilizado el teléfono móvil en alguna ocasión entre las 13:00 y las 18:00 horas en días de colegio.

Pero estos dispositivos tienen también su función positiva en lo que a educación se refiere. Es el llamado aprendizaje móvil, una gran oportunidad en el ámbito pedagógico que ayuda a potenciar la creatividad, las competencias tecnológicas y el acceso a la información, favoreciendo también la creación de espacios de comunicación e intercambio y un mayor dinamismo en las aulas, tal y como afirman desde la consultoría de estrategia digital digical22. Estudiantes y profesores utilizan ya tecnologías móviles en diversos contextos para una extensa gama de finalidades docentes y de aprendizaje, según un reciente estudio publicado por la UNESCO.

Un claro ejemplo de esto es el nacimiento de iniciativas como mSchools, que ayuda a alumnos y docentes a integrar tecnologías digitales en los centros educativos de secundaria en Cataluña, donde el 75% de los alumnos están satisfechos y el 87% de los docentes también lo recomienda.

Está claro que el regreso al cole, ya no tiene que ver sólo con libros y plumieres.

Smartphones y Tablets son los productos que más averías sufren en Agosto

Según el fabricante español de tecnología, Energy Sistem, 7 de cada 10 averías que se producen en smartphones y tablets durante el verano vienen dadas por un uso poco responsable de los mismos. Dentro de la época estival agosto es el mes en el que se concentran la mayoría de las mismas.

smartphone roto

Las principales causas detectadas por la compañía española son: calentamiento,  humedad y descuidos. En verano los móviles sufren, además al estar en familia son más susceptibles de que los más pequeños de la casa los utilicen para reproducir sus videos y por lo tanto correr más riesgo de caídas.

Consejos para el cuidado de estos dispositivos

1.- No se debe utilizar el smartphone o tablet con las manos mojadas: Es común descolgar una llamada recién salidos de darnos un baño, con las manos y los brazos empapados. Este simple hecho posibilita que se cuele algo de agua, aunque sea imperceptible, en el interior del móvil, provocando fallos en su funcionamiento a corto o medio plazo. 6 de cada 10 averías que se arreglan tras el verano vienen precedidas de este tipo de accidentes. Ya sea agua de la piscina o del mar el peligro es elevado. Además, el agua del mar lleva sal lo que hace que los daños provocados sean mayores.

2.- Guardar los dispositivos en la guantera del coche o en la bolsa de la playa al sol también es altamente dañino para los terminales. Aunque éstos vienen preparados para el lanzar mensajes de advertencia  ante temperaturas extremas,  pasar mucho tiempo al sol puede hacer que los smartphones y tablets sufran daños a medio plazo. Para prevenirlo se recomienda apagarlos si vamos a tener una exposición prolongada al sol así como usar fundas preparadas para estos lugares que protegen del sol y del calor. 1 de cada 10 averías que se atienden después de las vacaciones de verano provienen de estas situaciones.

3.- La arena de la playa es el segundo gran enemigo de los dispositivos móviles, y no sólo porque pueden rayar la superficie de las pantallas táctiles, sino porque pueden afectar negativamente a sus componentes interiores y provocar fallos. De hecho en este sentido 3 de cada 10 averías vienen dadas por la arena.

Aunque parezca muy evidente, los descuidos son el tercer gran enemigo de los dispositivos electrónicos durante el verano. Bañarse con el smartphone en el bolsillo sin darse cuenta es más común de lo que a priori pueda parecer. Alrededor de un tercio de las reparaciones que se producen es por humedad como consecuencia de bañarse con el móvil.

Por otro lado, el ansía por querer capturar fotografías en el agua, compartirlas en la playa o reproducir música mientras se toma el sol hace que se multiplique el riesgo de dañar los dispositivos.

Los Smartphone revolucionan la forma de fotografiar el verano

La llegada de la cámara de fotografía a los smartphones ha dado un vuelco a la forma de capturar tanto el verano como el invierno, el día a día. Ya es casi impensable concebir el móvil sin el uso de la cámara.

Así, según Energy Sistem, fabricante de tecnología española, el 62% de los españoles reconoce utilizar con más frecuencia su móvil que su cámara tradicional. Hasta un 88% da importancia a la resolución de la cámara a la hora de elegir un smartphone.

Lo que ha convertido al smartphone en el dispositivo preferido para hacer fotos es que, a diferencia de la cámara tradicional, no ocupa espacio y el usuario lo lleva siempre encima. El 89% afirma usar este dispositivo para captar lo inesperado, y naturalmente también el paisaje o el retrato que también captaríamos con la cámara tradicional.

Es un hecho que los teléfonos están poco a poco sustituyendo a las cámaras, sobre todo a las más compactas. En los últimos 5 años, este fenómeno se ha acrecentado con la moda de los selfies y toda una gama de accesorios para la fotografía con el Smartphone.

Prueba de ello es que los terminales ya vienen equipados para la fotografía como es el caso de los smartphones de Energy Sistem con lentes gran angular para los selfies o modos específicos para la playa, la montaña etc que permiten configurar la cámara para recoger los mejores colores y obtener las mejores imágenes según la ubicación y situación.

Para vacaciones, en el día a día, durante excursiones esporádicas o en viajes puntuales, el móvil se convierte en un gadget imprescindible para capturar instantáneas. Y es que según Energy Sistem dos de cada tres españoles ya no hace uso de la cámara tradicional sino que cubren esta función con su smartphone. Además, esta tendencia se acentúa en periodos de vacaciones o viajes, fiestas, celebraciones o cualquier otro evento.

El fenómeno de compartir

La consolidación de los dispositivos móviles ha multiplicado por mil el número de imágenes que se hacen. Se realizan más fotos y, sobre todo, se hacen pensando en compartirlas en las redes sociales o a través de mensajería instantánea.

La popularización de las redes sociales –tanto las generalistas como las especializadas– ha sido otro de los factores que ha contribuido a cambiar nuestra percepción de la fotografía.