Remedios caseros para el mal olor en la vulva

En determinadas ocasiones, aparece en la mujer un olor desagradable en la zona genital, debido a un cambio en el flujo vaginal. No debemos asociar este cambio a algo normal en el cuerpo de la mujer, ya que un olor desagradable siempre denota que algo no va bien, y en este caso puede deberse a un crecimiento de hongos y bacterias en exceso, lo que provoca una vaginitis que debe ser tratada cuanto antes.

Cuando no se presentan síntomas más allá del mal olor, no es necesario acudir al médico, ya que podemos aplicar remedios caseros para el mal olor en la vulva, eliminando la infección de forma natural, y volviendo a una situación normal en nuestro cuerpo.

Flujo vaginal anómalo

Remedios caseros para el mal olor en la vulva por infecciones

Los cambios en el olor vaginal de la mujer son normales a lo largo del ciclo menstrual. La vagina suele tener un olor característico debido a la flora bacteriana que contiene para protegerla frente a bacterias patógenas, pero nunca este olor será desagradable de forma normal.

Toda la información que necesitamos saber las mujeres para detectar y tratar anomalías en nuestro flujo vaginal, la encontrarás en http://www.flujovaginal.com/

Cuando comencemos a notar un olor desagradable, es el momento de actuar cuanto antes para eliminar la posible infección que se haya producido, a través de unos sencillos remedios caseros para el mal olor en la vulva.

Yogur natural. Contiene bacterias beneficiosas que de forma natural combaten las bacterias patógenas, devolviendo el equilibrio a la flora vaginal. Consumir un mínimo de 2 yogures naturales al día puede ser suficiente como tratamiento para lograr restaurar el equilibrio en el plazo de una semana. Procura que el yogur sea natural y orgánico, sin sabor ni azúcar añadido.

También podemos aplicar el yogur orgánico directamente en la vagina, para combatir la infección de una forma más directa. Aplicando yogur en la vagina con un algodón, y dejándolo actuar varios minutos, lograremos un efecto mucho más rápido.

Ajo. El mejor alimento-medicamento que existe, ya que es un antibacteriano natural, que además da mucho sabor a la comida. Puedes tomarlo en las comidas cuando la infección es leve, o bien tomar dos dientes de ajo crudos por la mañana para combatir una infección más grave y eliminarla en menos tiempo.

Vinagre de manzana. Por su naturaleza ácida, el vinagre también es uno de los mejores remedios caseros para el mal olor en la vulva causado por infecciones leves. Tan sólo tienes que preparar un baño diluyendo vinagre de manzana en el agua, y lavar bien la zona genital para eliminar el mal olor y las bacterias. Puedes repetir el proceso hasta dos veces al día, pero nunca más, ya que al ser un producto tan ácido, puede acabar haciéndonos daño en la piel tan delicada de la zona.

Probioticos, prebioticos y simbioticos, ¿qué son?

Seguramente habrás oído hablar en más de una ocasión en los muchos beneficios que aportan los probioticos, prebioticos y simbioticos a la salud gastrointestinal y a la salud general del organismo. Cada uno corresponde a una sustancia diferente, con acciones y beneficios muy distintos. Aprende a diferenciarlos, y descubre cómo sacar el máximo partido a estas sustancias naturales para conseguir una salud de hierro.

Probióticos, prebióticos y simbióticos

Probioticos, prebioticos y simbioticos; qué es cada uno

Se denomina probioticos a los organismos vivos que se ingieren a través de los alimentos, y que en cantidad adecuada son beneficiosos para la salud del organismo, causando efectos positivos. Un claro ejemplo de ésto es el yogur, que es un alimento que se toma con las bacterias que lo producen aún vivas, y se mantienen vivos en nuestro intestino una vez ingeridos.

Los prebioticos se encuentran en frutas y verduras, y corresponde a la fibra que no digiere nuestro cuerpo, pero que sirve de alimento para estas bacterias que se encuentran en nuestro intestino.

Un simbiotico es un producto nutricional mucho más avanzado, ya que incorpora al mismo tiempo los probioticos y prebioticos.

El único alimento conocido que contiene ambas sustancias es la leche materna, pero ahora también podemos beneficiarnos de las muchas ventajas de los simbioticos gracias a complementos nutricionales elaborados de forma natural, que se incluyen como parte de la dieta, ofreciendo efectos beneficiosos, y sin poner en riesgo nuestra salud en ningún aspecto.

Para la elaboración de los nuevos simbioticos se utilizan microorganismos probioticos conocidos por sus propiedades beneficiosas, que no suponen ningún peligro para la salud humana. De esta forma, obtenemos el beneficio de cubrir el número de microorganismos mínimo que necesita nuestro cuerpo para mantener al 100% las defensas intestinales y de todo el cuerpo, al mismo tiempo que le damos la alimentación adecuada para que crezcan y se desarrollen correctamente.

Con esta alta concentración, compensamos la pérdida de los microorganismos intestinales beneficiosos, ocasionada por el estrés diario, y cubrimos los requerimientos de nuestro sistema inmunológico, manteniendo una salud perfecta todo el año.

Beneficiate de los aspectos positivos que te ofrecen los simbioticos, de la forma más natural y segura.