¿Qué es un mapamundi y para qué nos sirve?

Seguramente hayas visto un mapamundi en algún momento. ¿Sabes que es la forma más sencilla de aprender la geografía de la Tierra? ¡En este artículo encontrarás toda la información que necesitas saber sobre los mapamundis y el empleo que puedes darle!

¿Qué es un mapamundi?

Los mapamundis son una forma muy sencilla de ayudar a los niños, y a cualquier persona en general, a aprender la forma de la Tierra. Con uno de estos  mapas, el niño aprende a distinguir los mares, los océanos, continentes, países y las ciudades más importantes. Se puede decir que es una forma de aprender los principios básicos sobre geografía.

Cómo tener mapamundis gratis 

No es fácil escoger un mapamundi, por mucho que a primera vista pensemos que sí lo es. Hay mapamundis de muchas temáticas, que aportan una información determinada y otra la ignoran. Por eso, antes de descargar un mapamundi, es conveniente que sepas cuál debes buscar.

Aunque puedes comprar mapamundis en tiendas especializadas y papelerías, Internet permite que puedas conseguir mapamundis gratis con sólo un click. Puedes saber más sobre los mapamundis haciendo en estos mapamundis online aquí.

¿Para qué sirve un mapa del mundo?

Los mapas del mundo son una forma sencilla de aprender geografía general. Son muy sencillos de usar, aunque obviamente hay que saber leerlos. Un mapamundi ayuda a aprender de forma clara dónde se sitúa lo siguiente:

– Océanos y mares

– Montañas

– Continentes

– Países

– Ciudades

– Ríos

¡Una forma entretenida de ir memorizando cómo esta hecho nuestro planeta desde casa!

mapamundis para imprimir gratis

Tipos de mapamundis

No todos los mapamundis son iguales, y es muy importante aprender a diferenciarlos. De esta forma evitaremos posibles confusiones a la hora de conseguir el mapamundi que necesitamos. ¡Te mostramos los más comunes!

Mapamundis políticos

Se centra en mostrar las fronteras entre los diferentes países. Muestra una división político- administrativa mundial.

Mapamundis físicos

Encargada de mostrar los accidentes geográficos y las característica físicas de nuestro planeta. De esta forma puedes aprender dónde están los ríos, montañas, lagos, mares y demás, así como los diferentes tipos de paisajes que pueden encontrarse en la Tierra.

Mapamundi geológico

Muestra la estructura superficial de la tierra, centrándose en las líneas de las fallas y en cómo se distribuyen las rocas subyacentes.

Mapamundis terráqueos

También reciben el nombre de globos terráqueos. Representan el globo terráqueo a escala, incluyendo tanto su distribución geológica y física como la división político – administrativa mundial.

Mapamundi terrestre

Esta variedad de mapa proyecta la esfera terrestre en un plano, también mostrando la distribución geológica, física y política del planeta.

Mapamundis topográficos

Representa las curvas de nivel de la Tierra, mostrando los diferentes accidentes físicos y los usos que se dan al suelo, como los ferrocarriles, las carreteras o las ciudades en sí.

Mapamundis antiguos

Estos mapamundis nos ayudan a entender el mundo tal y como era antes. Muestra territorios y países que ya no existen en la actualidad, y que se centra en la distribución socio política y administrativa del  mundo en la antigüedad. También puede mostrar su distribución geológica y física.

Tienes que tener en cuenta que la información que aporte dependerá del periodo histórico al que esté remitiendo. Por tanto, la variedad de mapamundis antiguos es muy amplia, desde mapas durante el Imperio Romano hasta mapas del siglo XX.

Cómo leer un mapa

Cada mapa se lee de forma diferente, por lo que es muy importante saber cómo hacerlo. Por esa razón, ¡te damos estos consejos que te ayudarán a leer cualquier mapa!

  1. Da el uso adecuado a tu mapa
  2. Orienta el mapa, situando siempre el norte en la parte superior
  3. Aprende a leer las escalas del mapa, ya que muestran la distancia real. Es muy importante que aprendas a leer la latitud (grados al norte o al sur) y la longitud (grados al este o al oeste)

 

El cine y los mapas: “Geografía sentimental”

Desde pequeño me han entusiasmado los mapas. En la disparatada Enciclopedia Alvarez, que
padecí en aquella siniestra escuela del nacionalcatolicismo, los mapas, junto a las páginas llenas de
banderas, se mostraban como un aliviadero, una salida cromática y atrayente al exterior, a unos lugares
que imaginábamos quizá no tan macabros como aquellas aulas, tan parecidas a las jaulas propiamente
dichas. También recuerdo la alegría que me proporcionó, poco después, el Atlas Aguilar; una alegría, de
entrada, extraña y paradójica, por provenir de un material que mi familia adquiría sin ningún asomo de
intencionalidad placentera o lúdica, sino con fines exclusivamente pragmáticos y educacionales.

 

Aquel Atlas Mundial, con sus páginas grandes y coloreadas, era también como una evocación de otro mundo,
radicalmente distinto del gris, interminable y casi siempre tedioso bachillerato del tardofranquismo. Al
menos, el aprender de memoria nombres de lugares extraños, sobre todo con el objetivo de jugar a los
concursos, me facilitó notas admirablemente altas en Geografía, sin que esa especie de hazaña requiriera
ningún esfuerzo por mi parte; éxito que, sin embargo, no me libró del bachillerato de Ciencias, mucho más
útil, según los mayores, para conseguir luego una buena colocación. A lo mejor por eso, para mí los mapas
quedaron desde entonces indisolublemente unidos al universo de las letras, de la literatura.

Mapa del mundo

En todo caso esta afición por los mapas ha ido siempre asociada a (casi no me atrevo a
confesarlo) un desinterés por viajar; es decir que mis exploraciones por las páginas que representaban
territorios más o menos lejanos no entraban en contradicción, al menos aparentemente, con mi
sedentarismo a prueba de bomba, con mi pereza, que no ha hecho sino aumentar con los años, a hacer
turismo. ¿Y tú, eres también un apasionado de los mapas como yo?