Piedra, papel o golosina

La vuelta a la rutina llega a la vida de los más pequeños y de los mayores en los hogares. En paralelo a la vuelta a las oficinas y a los madrugones diarios, llegan de nuevo los uniformes, los colegios y las actividades extraescolares. Septiembre es un mes para adaptarse y para empezar cosas nuevas que durarán muchos meses y, por eso, conviene seguir algunos consejos para favorecer un retorno fácil y sin muchos sobresaltos.

Pasear para desconectar. Una de las rutinas que más ayudan a volver a coger el ritmo para el nuevo curso es reservarse una media hora al día para salir, airearse y caminar. Como ejercicio, se puede realizar solo o con alguien más, para acompasar los hábitos en común. Además, como aún hace buen tiempo, un paseo en bicicleta, un buen libro de aventuras en un parque o un paseo al cine son las mejores opciones para pasar las tardes entretenidas y en familia.

Hacer una playlist de nuestras canciones favoritas. El primer viaje a la oficina después de las vacaciones puede ser el más duro. Y el segundo también. Para intentar ir de mejor humor a primera hora de la mañana y no desquiciarse en el transporte público, podemos ir escuchando nuestras canciones favoritas y contagiarnos de energía positiva para todo el día. Con los niños en el coche, este truco puede ser inmejorable.

Dormir. Los horarios han cambiado durante todo el verano ya que nos acostumbramos a que no suene el despertador y a que las noches se alarguen gracias al calor. Así que hay que empezar a organizarse el tiempo diurno y mantener un cierto control sobre la hora en la que nos vamos a dormir. Lo importante es no hacerlo el día antes de empezar el colegio o el trabajo, sino irse habituando unos días antes para que nuestro cuerpo necesite dormir, mínimo, 8 horas.

Compra saludable. A la vuelta de las vacaciones, el frigorífico suele estar vacío y la clave es llenarlo con alimentos que contrarresten los excesos de los días libres y que, a la vez, nos ayuden a configurar una dieta equilibrada. Entre las costumbres de lunes a viernes, incorporar algo novedoso en la lista de la compra resulta un incentivo para que la depresión postvacacional no pueda con nosotros. El remedio para esa ansia de caprichos tiene que ser algo dulce pero que no engorde; algo lleno de sabor pero que no tenga azúcares. Y la solución es muy fácil; Yummeat, las golosinas sin azúcar y sin grasas para que la hora del recreo se endulce y esté repleta de color.

¿Qué hacemos el fin de semana? Entre la tarea de forrar libros, unificar rotuladores y bolígrafos en diferentes estuches o comprar una agenda nueva, comenzar un nuevo curso significa iniciar también una aventura con los amigos de clase. Así que, hay que animar siempre a los niños a ello, recordándoles que aún tienen los fines de semana libres para los planes divertidos o para seguir viajando.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Dejar un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 12 11 ?