¿El cerebro tiene vacaciones?

Cada periodo vacacional es lo mismo. Durante los días previos la gente planea con emoción a dónde, cómo, cuándo y con quién va a pasar sus vacaciones. Las agencias se regodean y promocionan sus mejores ofertas a lugares paradisíacos o simplemente que parecen sacados de la imaginación. Los familiares se preparan para recibir a los parientes lejanos. En fin, una fiesta previa a todo lo que será el descanso merecido.

Pero, también ocurre que cuando termina el periodo vacacional (seán días, semanas o meses) tenemos un regreso a la realidad abrupto. Es una especie de síndrome del vacacionista, que cuando retoma su vida habitual hay cosas que parecen olvidadas o difíciles de retomar. Los niños, especialmente, se ven afectados al retornar a clases.

cerebro-playa

El cerebro es un órgano maravilloso que requiere de ejercitarse todos los días, incluso en vacaciones. No es someterlo al estrés de la cotidianidad, sino darle un respiro con algo nuevo: libros, música, películas, personas y actividades, que por falta de tiempo en el día a día, no podemos hacer. Es así como nuestra mente se mantiene activa.

Quitemos por un momento al niño del televisor, o del videojuego, para sentarnos, platicar, leer, jugar o simplemente escucharlo. Enseñarle que vacacionar no significa poner la mente totalmente en blanco, por el contrario, es momento de alimentarlo de cosas nutritivas y relajantes, es darnos la oportunidad de conocer algo nuevo.

Todo esto acompañado de un buen café y una ¡FELIZ NAVIDAD!



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Dejar un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 10 8 ?