Probioticos, prebioticos y simbioticos, ¿qué son?

Seguramente habrás oído hablar en más de una ocasión en los muchos beneficios que aportan los probioticos, prebioticos y simbioticos a la salud gastrointestinal y a la salud general del organismo. Cada uno corresponde a una sustancia diferente, con acciones y beneficios muy distintos. Aprende a diferenciarlos, y descubre cómo sacar el máximo partido a estas sustancias naturales para conseguir una salud de hierro.

Probióticos, prebióticos y simbióticos

Probioticos, prebioticos y simbioticos; qué es cada uno

Se denomina probioticos a los organismos vivos que se ingieren a través de los alimentos, y que en cantidad adecuada son beneficiosos para la salud del organismo, causando efectos positivos. Un claro ejemplo de ésto es el yogur, que es un alimento que se toma con las bacterias que lo producen aún vivas, y se mantienen vivos en nuestro intestino una vez ingeridos.

Los prebioticos se encuentran en frutas y verduras, y corresponde a la fibra que no digiere nuestro cuerpo, pero que sirve de alimento para estas bacterias que se encuentran en nuestro intestino.

Un simbiotico es un producto nutricional mucho más avanzado, ya que incorpora al mismo tiempo los probioticos y prebioticos.

El único alimento conocido que contiene ambas sustancias es la leche materna, pero ahora también podemos beneficiarnos de las muchas ventajas de los simbioticos gracias a complementos nutricionales elaborados de forma natural, que se incluyen como parte de la dieta, ofreciendo efectos beneficiosos, y sin poner en riesgo nuestra salud en ningún aspecto.

Para la elaboración de los nuevos simbioticos se utilizan microorganismos probioticos conocidos por sus propiedades beneficiosas, que no suponen ningún peligro para la salud humana. De esta forma, obtenemos el beneficio de cubrir el número de microorganismos mínimo que necesita nuestro cuerpo para mantener al 100% las defensas intestinales y de todo el cuerpo, al mismo tiempo que le damos la alimentación adecuada para que crezcan y se desarrollen correctamente.

Con esta alta concentración, compensamos la pérdida de los microorganismos intestinales beneficiosos, ocasionada por el estrés diario, y cubrimos los requerimientos de nuestro sistema inmunológico, manteniendo una salud perfecta todo el año.

Beneficiate de los aspectos positivos que te ofrecen los simbioticos, de la forma más natural y segura.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Dejar un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 15 14 ?